Canciones

CD Como uno de tantos

Decíamos ayer: “Seguramente será nuestro primer y último trabajo”. Aunque era difícil, la historia continuó. Nos hemos renovado en las personas y el estilo, pero el Espíritu es el mismo. Nos sentimos profundamente agradecidos a estas raíces iniciales. Es como el grano de mostaza que ha ido dando cobijo a muchos otros sin nosotros pretenderlo o programarlo.

 

 


CD Confío

Acomplejados, adormecidos, faltos de confianza, evaporados. Cristianos sin sabor, sin luz… y nuestro mundo conquistando corazones con su insinuante atracción. Muchos tiraron la toalla. Otros se quedaron sin vida. Algunos claudicaron de toda utopía, a veces recorriendo caminos hacia ninguna parte, y se hicieron cuerdos olvidando la locura del Evangelio. En medio de la aparente noche del ahogo de la Palabra, cantamos a todos  los que se dejaron enamorar por el infinito y sienten hoy tambalear sus pasos ante los golpes y cansancios de la vida. CONFÍO quiere ser una invitación a recuperar la esperanza, nadando contra corriente, con alegría y fuego dentro, para poner toda nuestra confianza vaciándonos de todo para únicamente ser de Dios y de los hermanos.


CD Beber los vientos

De aquí para allá buscando fuentes para la sed. Y mientras, el manantial de corrientes cristalinas invitándonos al Agua viva y abundante. Nos falta atrevimiento. Nos han explicado demasiado bien el peligro: puede que probar una gota signifique quedar locos para siempre. Mejor continuar entretenidos en aguas estancadas, sin brillo, heridas y cerradas en sí mismas. Esa agua, que cuando la bebes, se convierte en Viento. Despojo, apertura, encarnación, utopía, libertad… vidas atravesadas por la pasión del Reino y sueños de una tierra nueva que llegará. Hasta ese día, los hijos del Viento decidieron no descansar, fiados de Aquél que traerá entre sus manos esos tiempos nuevos que tantas vidas anticipan con su entrega. ¡Acércate a BEBER LOS VIENTOS!


CD Al otro lado del mar

Descalzos y desprotegidos como los ojos de un niño para oír el rumor que las olas van dejando en nuestra orilla. Mirar, sentir, escuchar, calar, cantar… para que la vida arda. Despertar para no vivir en el engaño de una vida plana. Comenzar a creernos increíblemente amados. Volver a la admiración y al asombro ante el Reino que buscamos y que a la vez ya se nos ha dado. Reino de Dios que irrumpe desde los pobres y los humildes. Acoger al Dios que se hace nómada en nuestra historia. Vivir en el abandono y la confianza. Él nos empuja fuera de nuestra orilla para ir más allá de la piel de las cosas, para saltar sin amarras, para contemplar la vida… AL OTRO LADO DEL MAR, en ti, tan cerca…


CD En espíritu y en verdad

En nuestro bautismo todos fuimos consagrados como sacerdotes, profetas y reyes. Estas canciones giran en torno a nuestra misión y vocación de profetas. El profeta en la Biblia no es aquel que adivina el futuro. Como Jeremías, Amós, Isaías... hasta llegar a Jesús de Nazaret, el Gran Profeta, somos enviados para arrancar y derribar, para destruir y denunciar lo que no es Dios en nuestras propias vidas, en la vida de la Iglesia, en la vida del mundo. Pero, además, ser profetas significa edificar y plantar, construir y anunciar la Buena Nueva que viene de Dios, siempre buena y nueva, y que hace de nosotros bienaventurados cuando por cada poro de nuestra piel se transpiran las palabras de aquel Monte. Allí Jesús nos invitaba a no claudicar, a seguir soñando con utopías, a vivir sólo del Reino. Arrancar y denunciar, anunciar y construir; he ahí nuestro reto como parte viva del Pueblo de Dios. Sólo así podremos vivir en espíritu y en verdad, esa Verdad que todos llevamos dentro.


CD Abrazando la noche

A veces llega la noche a nuestra vida. Dolor, miedos, enfermedad, oscuridad, tristeza, desarraigo, falta de fe, desesperanza, pobreza, sinsentido… En esos momentos miramos a Dios con una sola súplica: “Entra en mi noche, Señor, y llénanos de tu claridad”. Que estos cantos sean un trampolín para creer que siempre llega el día por larga que sea la noche, porque ABRAZANDO LA NOCHE, escucharemos: “No temas. Yo estaré contigo hasta el final de tus días”. 

 


CD Teselas de luz y barro

Trozos de vida bajo el sol en cada tesela, en cada canción de este mosaico de sentimientos, experiencias, silencios y Palabra, que somos túy yo. Mucho barro a la luz del Artesano de la vida para seguir recorriendo los caminos del Evangelio hasta formar todos juntos el rostro de Dios en la tierra.

 


CD Teselas de luz y barro

Hay canciones que hablan de la misericordia que Dios tiene con nosotros. Algunas versan de la ternura con la que mirarnos a nosotros mismos, incluso a los enemigos. Otros temas nos muestran al Dios hesed y Buen pastor frente al dios implacable de la ley y el sábado. Su misericordia sana las heridas y cura los corazones destrozados. La misericordia que recibimos es la que estamos llamados a ofrecer a los demás, especialmente a los más pobres que se concreta en justicia e incluye a toda la creación. Ternura, confianza, bondad, perdón, misericordia… es lo que te vas a encontrar.

 

 

 

 


 

Modificado por última vez en Sábado, 20 Febrero 2016 10:24
3379837ead2384500fc07ed02c8af548.jpg