ante el espejo

Perseguido por los tuyos.

Rechazado por tu pueblo.

Incomprendido incluso por tus mejores amigos.

A veces, tan solo.

Tentado más de una vez:

"si no me quieren, que se las arreglen solos".

¿Cómo no te cansaste ante tanta incomprensión,

tanta dureza de corazón?

¿Cómo aguantaste tanto?

Siempre a contracorriente.

Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo.

A la vuelta contó. Dijo que había contemplado desde arriba, la vida humana.

Y dijo que somos un mar de fueguitos.

Perseguido por los tuyos.

Rechazado por tu pueblo.

Incomprendido incluso por tus mejores amigos.

A veces, tan solo.

Tentado más de una vez:

"si no me quieren, que se las arreglen solos".

¿Cómo no te cansaste ante tanta incomprensión,

tanta dureza de corazón?

Página 1 de 22
3379837ead2384500fc07ed02c8af548.jpg