ante el espejo

 

Cada ser humano es una posada,

 

que a diario recibe la inesperada visita

 

de un nuevo huésped.

 

Permito que la gratitud sea mi guía.

 

 

Cierto hombre susurró:

 

¡Dios, háblame!

 

y el árbol cantó.

3379837ead2384500fc07ed02c8af548.jpg