ante el espejo

 

Hay muchos regalos valiosos que no cuestan un céntimo y que esté a nuestro alcance el hacerlos: Por ejemplo, proponemos estos ocho.

 

¿Cuál será la huella

 

que me lleve hasta tu encuentro?

  

No quiero vivir errante y vacío quedándome sólo en tus huellas.

  

¿Se llamará salud, o enfermedad?

  

¿Se presentará con el rostro del éxito o con el cansancio golpeado del fracaso?

  

¿Será seca como el desierto o rebosante de vida como el oasis?

  

¿Brillará con la transparencia del místico o se apagará en el despojo del oprimido?

  

¿Caerá sobre mí como golpe de látigo

 

o se acercará como caricia de ternura?

  

¿Brotará en comunión con un pueblo festivo

 

o en mi indecible soledad original?

  

¿Será la historia brillante de los libros

 

o el revés oprimido de la trama?

  

No importa cuál sea el camino que me conduzca hasta tu encuentro.

  

No quiero apoderarme de tus huellas

 

cuando son reflejo fascinante de tu gloria,

 

ni quiero evadirlas fugitivo

 

cuando son golpe y angustia.

  

No importa lo que tarde en abrirse

 

el misterio que te esconde,

 

y toda huella tuya me anuncia.

  

Todo mi viaje llega

 

al silencio y a la espera

 

de mi ‘no saber’ más hondo.

 

Pero ‘yo sé’ que ya estoy en ti

 

cuando aguardo ante tu puerta.

  

Bejamin González Buelta, sj

 

 

¿Cómo mostrar a los otros que en verdad nos interesamos por ellos? He aquí unas REGLAS PRACTICAS:

 

1ª. Saludemos a los demás con entusiasmo. Contestemos ese teléfono con verdadero interés. Eso agrada siempre.

3379837ead2384500fc07ed02c8af548.jpg