ante el espejo

 

A los 4 años: "¡Mi mamá puede hacer cualquier cosa!"

  

A los 8 años: "¡Mi mamá sabe mucho! ¡Muchísimo!"

 

En el evangelio que abría el tiempo de Cuaresma, Jesús nos invita a practicar de corazón las disciplinas espirituales de la oración, el ayuno y la limosna. Suena un poco raro hablar de disciplinas en pleno siglo XXI, como si el tema fuera medieval. No falta quien se ríe de todo esto, incluso entre creyentes, pero son un camino presente en todas las tradiciones religiosas y necesario para el crecimiento integral del cristiano.

 

¿Cómo mostrar a los otros que en verdad nos interesamos por ellos? He aquí unas REGLAS PRACTICAS:
1ª. Saludemos a los demás con entusiasmo. Contestemos ese teléfono con verdadero interés. Eso agrada siempre.

3379837ead2384500fc07ed02c8af548.jpg