ante el espejo

 

Tenía 69 años recién cumplidos, una mujer de la edad primera, tres hijos, tres nietos, dos pulmones comidos por el cáncer, el candado de la morfina, los días contados y ningún miedo.

  

Ningún miedo a derrumbarse.

  

Ni a las despedidas.

  

Ni a hablar de su muerte después de muerto.

 

Haz como el sol.  No te aferres al pasado ni a los recuerdos tristes. No reabras la herida que ya cicatrizó. No revivas los dolores y sufrimientos antiguos. Lo que pasó, pasó....

 

A los 4 años: "¡Mi mamá puede hacer cualquier cosa!"

  

A los 8 años: "¡Mi mamá sabe mucho! ¡Muchísimo!"

3379837ead2384500fc07ed02c8af548.jpg