comparciertos

El secreto para ser «muy felices» es reconocerse siempre débiles y pecadores, es decir «recipientes de barro», ese material pobre pero que sin embargo puede contener incluso «el tesoro más grande: la potencia de Dios que nos salva». Y es ante la tentación de muchos cristianos de maquillarse para aparentar ser «recipientes de oro» en cambio, hipócritamente «suficientes por sí mismos»,

"Adiós a las armas, adiós a la guerra, bienvenida la paz", dice Rodrigo Londoño alias 'Timochenko', líder de las FARC. Los guerrilleros aplauden y ondean banderas rojas con la hoz y el martillo. Aparece en escena el presidente Juan Manuel Santos. Ambos, protagonistas del acuerdo histórico que pone fin a más de medio siglo de guerra en Colombia, se dan la mano. Una pareja de combatientes les entrega un bebé recién nacido. "Es una niña que acaba de nacer en este nuevo país en paz", dice el mandatario. Y alguien suelta en el escenario decenas de mariposas blancas. El 27 de junio de 2017 será recordado como el día en que las FARC, la guerrilla más antigua y potente de América, desapareció como grupo armado.

La confianza es un factor decisivo en prácticamente todas las facetas de nuestra vida. Cuando confiamos en nosotros mismos somos más proactivos y eficaces, cuando confiamos en el futuro somos más felices y cuando confiamos en los demás tenemos relaciones de mayor calidad, más auténticas y enriquecedoras. La confianza es fundamental para cualquier ser humano y sin embargo es una de las experiencias más frágiles de cuantas somos capaces de vivir. Basta un pequeño malentendido, una decepción pasajera o una simple crítica u opinión negativa de una tercera persona para romper en mil pedazos la confianza.

Página 1 de 66
3379837ead2384500fc07ed02c8af548.jpg