cuentacuentos

Un anciano rey tuvo que huir de su país asolado por la guerra. Sin escolta, cansado y hambriento, llegó a una granja solitaria en medio del país enemigo, donde solicitó asilo. A pesar de su aspecto andrajoso y sucio, el granjero se lo concedió de la mejor gana.

3379837ead2384500fc07ed02c8af548.jpg