cuentacuentos

 

La clase de cuarto grado de Donna se parecía a muchas que he visto en el pasado. Ese día me senté en un asiento al fondo de la clase.

 

Todos los alumnos estaban trabajando en una tarea que consistía en llenar una hoja de cuaderno con pensamientos e ideas.

 

 La alumna de diez años que estaba cerca de mí, estaba llenando su página con 'No puedo':

 

Había una vez un Profeta, famoso y respetado, que no se cansaba de repetir en las plazas públicas: ¡“Otro mundo más justo y humano es posible”!.

 

Un día un grupo de gobernantes y poderosos, que se creían que lo sabían todo, para ponerle en inferioridad y en ridículo le preguntaron:

 

Al sur del planeta existe un país. En el país hay una gris ciudad y en su corazón, un edificio morado.

3379837ead2384500fc07ed02c8af548.jpg