cuentacuentos

 

Un sabio se paró ante un público y contó un chiste con el cual todos se rieron. Al cabo de un rato contó el mismo chiste y casi nadie se rio.

 

La Navidad había llegado al pequeño pueblo. Allí, donde apenas vivían unas diez familias, los días de las fiestas eran sumamente especiales. Incluso parecía como si mucha más gente habitara en las pocas casas que conformaban el casco.

 

En cierta ocasión, un joven llegó a un campo de leñadores con el propósito de obtener trabajo. Habló con el responsable y éste, al ver el aspecto y la fortaleza de aquel joven, lo aceptó sin pensárselo y le dijo que podía empezar al día siguiente.

3379837ead2384500fc07ed02c8af548.jpg