cuentacuentos

Un día, un muchacho pobre que vendía mercancías de puerta en puerta para pagar su escuela, encontró que sólo le quedaba una simple moneda de diez centavos, y tenía hambre. Decidió que pediría comida en la próxima casa.

Cuenta una antigua Leyenda Noruega, acerca de un hombre llamado Haakon, quien cuidaba una Ermita. A ella acudía la gente a orar con mucha devoción.

Un rey fue hasta su jardín y descubrió que sus árboles, arbustos y flores se estaban muriendo.

3379837ead2384500fc07ed02c8af548.jpg