el sur también existe

Existen. Y además son más de los que pensamos. Cada verano nos encontramos con un amplio y creciente grupo de jóvenes que elige voluntariamente madrugar, la oración, el compromiso y, sobre todo, saber qué es lo que se siente cuando se sale de la zona de confort para ponerse al servicio de los demás, especialmente de los más necesitados. En buena parte de los casos, esto no queda en un hecho aislado, sino que además repiten año tras año.

3379837ead2384500fc07ed02c8af548.jpg