el sur también existe

Alguien pensó que lo que necesitaba Sudán del Sur, un país en guerra civil, en la más absoluta bancarrota (la inflación es del 900%, el peor dato mundial por encima de Venezuela) y en situación de hambruna no declarada, es una fábrica de armas. Por eso, para facilitarle la labor a la muerte, el gobierno de Salva Kiir ha firmado un contrato con empresas libanesas para levantar una factoría de municiones en Juba, la caótica capital del país.

 

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, advirtió hoy de que Sudán del Sur se encuentra «al borde de un abismo» y exigió a los dirigentes del país compromiso con la paz.

3379837ead2384500fc07ed02c8af548.jpg