el sur también existe

 

El Señor dijo a Abrán: Sal de tu tierra, y de la casa de tu padre, hacia la tierra que te mostraré" (Gen 12,1)

 El lema del Domund "Sal de tu tierra" nos invita a salir de nosotros mismos para salir al encuentro del necesitado, salir de nuestra comodidad, dejarnos de mirar a nosotros mismos para ir hacia el otro viéndolo como hermano.

 Los misioneros son ejemplo para todos nosotros de entrega generosa, ellos vencieron sus propios miedos y egoísmos fiándose del Señor, y dejaron su tierra, su familia y su comodidad para ir allí donde Cristo les enviaba como sus mensajeros.

 

 

Me enteré unas horas después, cuando encendí el móvil y leí el titular de la noticia. Hube de leerlo varias veces más para asegurarme de que aquellos nombres que me resultaban tan familiares (Isa Solá, misionera española, Haití…) aparecían ligados realmente entre sí en los grandes medios y daban cuenta de la noticia jamás esperada: en pleno centro de Puerto Príncipe, dos desconocidos la habían asesinado a tiros para robarle el bolso. La primera reacción fue de incredulidad. Luego llegaron la indignación y, finalmente, la tristeza, la nostalgia.

 

A Leonel da Silva, un niño de dos años, lo encontraron hace unas semanas aferrado a su juguetito en los yerbales de Misiones, esa gran mancha verde y roja del norte argentino donde se cultiva uno de los tesoros nacionales: la yerba mate.

 

3379837ead2384500fc07ed02c8af548.jpg