perlas de Francisco

 

Queridos hermanos y hermanas:

 

Con ocasión de la Cuaresma os propongo algunas reflexiones, a fin de que os sirvan para el camino personal y comunitario de conversión. Comienzo recordando las palabras de San Pablo: «Pues conocéis la gracia de nuestro Señor Jesucristo, el cual, siendo rico, se hizo pobre por vosotros para enriqueceros con su pobreza» (2 Cor 8, 9). El Apóstol se dirige a los cristianos de Corinto para alentarlos a ser generosos y ayudar a los fieles de Jerusalén que pasan necesidad. ¿Qué nos dicen, a los cristianos de hoy, estas palabras de San Pablo? ¿Qué nos dice hoy, a nosotros, la invitación a la pobreza, a una vida pobre en sentido evangélico?

 

Dios no se cansa de perdonarnos y nosotros no debemos cansarnos de ir a pedir perdón.

 

Lo primero que debemos recordar es que el protagonista del perdón de los pecados es el Espíritu Santo.

Evangelio Marcos 10,28-31

¿Cuál será la recompensa que recibiremos por seguirte? Jesús, dijo el papa, observó que los que lo siguen tendrán "muchas cosas buenas", pero "con persecuciones". El camino del Señor, continuó, "es un camino de ‘abajamiento’, un camino que termina en la Cruz".

Hoy se presentan problemáticas inéditas hasta hace unos pocos años, desde la difusión de parejas de hecho, que no acceden al matrimonio y a veces excluyen la idea del mismo, a las uniones entre personas del mismo sexo, a las cuales a menudo es consentida la adopción de hijos. Entre las numerosas nuevas situaciones, que exigen la atención y el compromiso pastoral de la Iglesia, bastará recordar: los matrimonios mixtos o interreligiosos; la familia monoparental; la poligamia, difundida todavía en no pocas partes del mundo; los matrimonios concordados con la consiguiente problemática de la dote, a veces entendida como precio para adquirir la mujer; el sistema de las castas;

«La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús». Así empieza la Exhortación apostólica “Evangelii Gaudium”, en la que el Papa Francisco recoge la riqueza de los trabajos del Sínodo dedicado a “La nueva evangelización para la transmisión de la fe” celebrado del 7 al 28 de octubre de 2012.

El cristiano debe vencer la tentación de "mezclarse en la vida de los demás". Fue esta la exhortación del papa Francisco en la misa que celebra diariamente en la Casa Santa Marta. El santo padre también destacó que el chisme y la envidia hacen mucho daño a la comunidad cristiana y que no se puede "decir solo la mitad que nos conviene".

Ni chismes ni comparaciones

Los cristianos que piden no deben nunca encontrar puertas cerradas. Las iglesias no son oficinas donde presentar documentos y papeles cuando se pide entrar en la gracia de Dios. “¡No debemos instituir el octavo sacramento, el de la aduana pastoral!”.

   El capítulo 15 del Evangelio de Lucas contiene las tres parábolas de la misericordia: la de la oveja perdida, la de la moneda perdida, y después la más amplia de todas las parábolas, típica de san Lucas, la del padre de los dos hijos, el hijo “pródigo” y el hijo que se cree justo. Que se cree santo.

Francisco es recibido en el puerto de Lampedusa por un grupo de sin papeles con sus gorras blancas. Uno de ellos, nada más desembarcar, le dirige sus súplicas escritas en un papel. El Papa escucha con atención y, al final, le abraza. Antes, Francisco lanzó al mar una corona de flores y rezó, en silencio, por "todos los que no están aquí".

Página 4 de 4
3379837ead2384500fc07ed02c8af548.jpg