Espíritus inmundos

ESPÍRITUS INMUNDOS

 

Muchos espíritus inmundos

siguen vivos y sueltos,

buscando corazones que conquistar.

 

Tambores de la ira y la violencia

que entonan sones de guerra.

Dejad de bailar en mis adentros.

 

Pensamientos

que dan vueltas y vueltas.

Huid lejos. Dejad tranquila mi cabeza.

 

Manipuladores de palabras

y falsas promesas,

lobos con apariencia de corderos,

inquisidores de lo que se debe decir

en estos nuevos tiempos.

Enmudeced. Volved a vuestras cavernas.

Romped los bozales y las riendas.

 

Nostalgias que vuelven y vuelven

encarnando culpas y tristezas.

Quedaos en el pasado.

Sabed que me siento perdonado.

 

Miedos e incertidumbres futuras

que engullen la alegría del presente.

Viajad lejos, allá donde no os encuentre.

 

Muchos espíritus inmundos siguen vivos y sueltos,

buscando corazones que conquistar.

Cuando veas alguno, Señor,

cortejando mi jardín,

pódalo pronto y mándalo salir.

Fermín Negre