La tienda de Dios

Un hombre entro en un local y vio a un señor en el mostrador. Maravillado con la belleza del lugar, preguntó:

-¿Señor, que se vende aquí?

-Los dones de Dios. Le respondió el señor.

-¿Cuánto cuestan? volvió a preguntar

-¡No cuestan nada! ¡Aquí todo es gratis!

El hombre contemplo el local y vio que había jarros de amor, frascos de fe, paquetes de esperanza, cajitas de salvación, mucha sabiduría, fardos de perdón, paquetes grandes de paz y muchos otros dones.

El hombre, maravillado con todo aquello, pidió:

-Por favor, quiero el mayor jarro de amor, todos los fardos de perdón y un frasco grande de fe, para mí, mis amigos y familia.

Entonces, el señor preparó todo y le entregó un pequeño paquetito que cabía en la palma de su mano.

Incrédulo, el hombre dijo:

-Pero, ¿cómo puede estar aquí todo lo que pedí?

Sonriendo, el señor le respondió:

-¡En el Local de Dios no vendemos frutos! Solo semillas ¡Plántelas!

0
0
0
s2smodern