El flautista de Nazaret

Como todos sabéis, hubo una vez un flautista que cuando tocaba la flauta todos le seguían, ya fueran animales o personas.

Este flautista, del que yo hablo, se rodeaba de mujeres, hombres y niños de todo tipo y condición, ricos y pobres, buenos y malos, creyentes y ateos, judíos y gentiles. La melodía de su flauta, era la más dulce que podáis imaginar.

Hablaba de amor y ternura, de paz, de dignidad, de justicia. También hablaba de un reino, que no está detrás de la montaña más alta, sino que, por lo visto, está en nuestro corazón. El flautista se llevó tras de sí a todos los que quisieron. No los metió dentro de una cueva, como a los niños, ni les ahogó en el río, como a las ratas.

Los llevó al lugar de su propio corazón. Allí, cada una y cada uno, escuchaba una melodía compuesta sólo para él, o ella. ¡Qué maravilla! ¿Os imagináis?

Pues lo más maravilloso es que el tal flautista, este, el de mi cuento, no ha envejecido, ni se ha ido, sino que sigue tocando la flauta ¡A día de hoy! ¿Por qué si no creéis que estamos reunidos hoy aquí?

Bueno, pues el que tiene la suerte de escuchar su melodía, pero, la verdadera, le pasa como en el cuento: no tiene más remedio que levantarse y seguir al flautista, vamos, ¡que los pies se van solos!

Pero tiene que ser la melodía verdadera, no la distorsionada. Lo malo es que con el ruido que hacemos toda la tropa, la melodía se escucha a veces ¡tan distorsionada!

Por eso tú, que la has escuchado, y que has descubierto tu propia canción, tienes que ayudarme a mí a descubrir la mía. ¡Ah! ¿Qué aún no la has descubierto....del todo? entonces yo te ayudaré a ti. Así funciona. A ver, vamos a escuchar.......así, en silencio.

Tenemos que ser como esta flauta, hueca por dentro, vacía, para que la música del reino ese del que hablamos antes, pase a través de ti, a otro corazón.

Ahora ya sabemos que todos podemos ser flautas. (Acordaros, la música verdadera) Ah, y no os lo he dicho, el flautista de mi cuento se llama EL FLAUTISTA DE NAZARET.

0
0
0
s2smodern