A,B,C,D...

Siempre esta viva la fe en el corazón de los hombres... - Dijo el sacerdote al ver la iglesia llena.
Eran obreros del barrio mas pobre de Río de Janeiro, reunidos esa noche con un solo objetivo común: la Misa de Navidad.
Se sintió muy confortado. Con paso digno, llego al centro del altar.

- a, b, c, d,...

Era, al parecer, un niño el que perturbaba la solemnidad del oficio. Los asistentes se volvieron hacia atrás, algo molestos.

- a, b, c, d,...

¡Para! - dijo el cura.

El niño pareció despertarse de un trance. Lanzo una mirada temerosa a su alrededor y su rostro enrojeció de vergüenza.

- ¿Qué haces? ¿No ves que perturbas nuestras oraciones?

El niño bajo la cabeza y unas lagrimas se deslizaron por sus mejillas...

¿Dónde esta tu madre? - insistió el cura. ¿No te ha enseñado a seguir la Misa?

Con la cabeza baja el niño respondió:

- Perdóname, pero yo no he aprendido a rezar. He crecido en la calle, sin padre ni madre. Hoy como es Navidad, tenía la necesidad de conversar con Dios. Pero no se cual es la lengua que El comprende, por eso digo solo las letras que yo sé. He pensado que, allá arriba, El podría tomar esas letras y formar las palabras y las frases que le gusten.

El niño se levanto.

Me voy -dijo-. No quiero molestar a las personas que saben tan bien como comunicarse con Dios.

Ven conmigo - le respondió el sacerdote.

Tomo al niño por la mano y lo condujo al altar. Después se dirigió a los fieles. Esta noche, antes de la misa, vamos a rezar una plegaria especial. Vamos a dejar a Dios que escriba lo que Él desea oír. Cada letra corresponderá a un momento del año, en el que lograremos hacer una acción, luchar con coraje para realizar un sueño o decir una oración sin palabras. Y le pediremos que ponga en orden las letras de nuestra vida. Vamos a pedir en nuestro corazón que esas letras le permitan crear las palabras y las frases que a EL le agraden.

Con los ojos cerrados, el cura se puso a recitar el alfabeto. Y, a su vez, toda la iglesia repitió:

- a, b, c, d,...

0
0
0
s2smodern