Cuenta lo que has visto y oído, DOMUND 2021

 “CUENTA...”. La Buena Noticia que has experimentado no es para ser guardada: la vida de Cristo provoca un agradecimiento y una alegría que no se pueden contener. Tu testimonio de cómo el Señor ha tocado tu corazón es importante también para otros. ¡Compártelo!

“... LO QUE HAS VISTO Y OÍDO”. La fe te ha entrado por el oído: una vez fueron tus padres, sacerdotes, catequistas, profesores, amigos... quienes te hablaron de Dios. Luego tú has ido conociendo “en carne propia” la fuerza de su amor. Y también has visto y oído el testimonio de los misioneros: su ejemplo de entrega ha sacudido tu compromiso bautismal de ser apóstol generoso y alegre del Evangelio.

EL OJO. ¿Qué has visto tú en Cristo, en su actitud hacia ti, hacia los más frágiles, hacia toda la humanidad? Y Él, ¿a qué te ha abierto los ojos? Una mirada limpia nos hace capaces de ver la belleza del bien y de contemplar el amor de Dios actuando en tantos misioneros que expresan en sus obras la misericordia del Señor. 

LA OREJA. Dios habla de muchas maneras, y somos testigos de que su Palabra es transformadora. Si escuchar esa Palabra te ha llevado del “nada va a cambiar” al “las cosas pueden ser diferentes”, si cada vez que has oído el testimonio de un misionero te ha hecho vibrar, tú también estás llamado a ser misionero/a de esperanza. . LA BOCA. Ahora cuenta lo que Jesús ha hecho contigo. Hazlo con tu alegría, tus palabras, tus gestos, tu ayuda a los misioneros y a las Iglesias nacientes. Lleva la Buena Noticia a un mundo saturado de malas noticias; haz resonar la Palabra que colma de sentido en medio de tantas palabras huecas. 

Y... LA NARIZ. Deja que tu “olfato católico misionero” te ayude a encontrar modos de comunicar el bien, desde tu entorno más cercano, hasta el confín de la tierra.

0
0
0
s2smodern